Mi abuelo siempre dice que la familia somos una piña y como este año ha sido especialmente duro, varios miembros de la familia hemos decidido tatuarnos una piña, cada uno con su diseño más personalizado. Mi piña es geométrica y en el centro dibuja un corazón, que ojalá fuese un corazón tan Grande como el de mis abuelos.