Los humanos cometemos errores, por eso alguien tuvo la idea de enganchar arriba una goma a los lápices