Mi abuelo era marinero, y de los antiguos, por eso sabía muy bien sobre las estrellas para poder navegar.
Le encantaba, y me lo enseñó.
El día que murió, tenía que estar grabado en mi piel, y que mejor que las constelaciones que ese día fueron visibles en el cielo.