Mi primer tatuaje, y pensar que antes no me agradaban. Un día sentí la necesidad de tener en mi piel el lugar en donde crecí, la casa del campo donde fui y soy muy feliz. Y lleva los nombres de mi abuela, tío y papá. Algún día cuando no esté más en este mundo mis cenizas iran a ese lugar tan preciado para mi.