Llevo el nombre de mi hijo y la fecha en la que nació, ya que para mi marcó un antes y un después en mi vida, tanto por lo que tuve que madurar con 19 años, como lo que me a enseñado, gracias a él, tengo una fuerza de voluntad que no creí sacar nunca. Aparte de la complicidad que tengo con él.