Cuando mi abuelo falleció, en el panteón cuando lo enterramos se apareció un colibrí y me lo tatué por qué a sido de los momentos más difíciles y en memoria de el.