Este trisquel, símbolo celta que representa equilibrio entre mente, cuerpo y alma; fue mi primer tatuaje.
Quería recordarme a mí misma lo fuerte que podía llegar a ser, además de ser parte de mi propia cultura como gallega.