Mi pasión por el deporte hizo que me tatuara los aros olímpicos, debajo la palabra FAMILIA, que representa la familia deportiva y la mía propia. Fue muy doloroso por la zona, pero estoy orgulloso.