La luna me la hice por mi gata Luna.
Me la tatue en la nuca, porque siempre iba a estar conmigo y me recuerda que aunque no la vea sé que siempre estará ahí conmigo en los mejores y peores momentos.