Mi abuelo siempre me decía “ohana siempre” (que significa familia siempre) así que decidí tatuármelo cuanto antes y enseñárselo, le hizo mucha ilusión y menos mal que me lo hice porque a la semana siguiente falleció.