Ser como el fénix, renacer de las cenizas sin olvidar tu esencia, tus raíces.
Tener presente que la vida es efímera y hay que vivir al máximo.