Hace un año tuve un accidente de moto y tras varios días en coma me di cuenta de lo importante que es vivir y disfrutar porque nunca sabemos cuando será nuestro último día , desde ese momento vivo cada día como si fuera el último y decidí tatuarme esa frase para jamás olvidarlo, vive el momento y no te estreses por el futuro porque hoy estamos aquí pero mañana no lo sabemos.