empecé a bailar tango hace 5 años y en este año de pandemia no he podido disfrutar de ello, lo he echado tanto de menos que me he tatuado unas plumitas bailando, están abrazadas en el abrazo milonguero, la plumita grande es la chica con el pelo suelto y la otra el chico