Yo tengo varios perros y me hice la huella. Venus era un dogo alemán azul a la que quería mucho pero tuve que regalar al adiestrador porque mordía a los demás perros (labradores y beagle) y porque así la podria seguir viendo. 4 meses después falleció. Es lo peor que me ha pasado. Me quedé sus cenizas. Y ahora siempre estará conmigo. Ya no nos separaremos jamás.