Es una rosa tradicional. Personalmente me inspiró la idea de no hacer caso a los malos comentarios, una vez que los oyes, que entran por tu oreja, hay que conventirlos en fortalezas.