Mi tatuaje es uno de las famosas ilustraciones del libro El Principito, de Antoine de Saint-Exupéry. Me recuerda todas las enseñanzas de mi libro favorito, así como el epitafio que puse en la lápida de mis padres y mi hermana. «Lo esencial es invisible a los ojos»