Mi compañero de viaje en mi brazo. Siempre acompañándome. Es la silueta de mi chihuahua.
Y mi amuleto de la suerte. La mano de Fátima con el ojo. Siempre he tenido un vínculo de suerte y no podía faltar para seguir día a día adelante.