Ella es mi pequeña gran sirena, lo mejor que he hecho en esta vida y mi ilusión para todo.
Su nombre es Daniela y con solo 9 años es la mejor hija que jamás hubiese podido soñar.