Aunque se ve un poco mal, es un 3 en números romanos. Siempre había querido hacerme un tatuaje pero nunca me habían dejado, y a raíz de que falleció mi primo como ya era mayor de edad decidí hacérmelo. 3 era su número favorito, y por eso llevo el 3 por él, así siempre está conmigo.