Perdí un bebe a las 17 semanas de gestacion y el dolor solo se alivió cuando lo tenia grabado en mi piel y sabia que era para siempre.