Estaba de Erasmus y me sentía libre de estar sola en un país en el que nadie me conocía y decidí hacerme ese tatuaje para recordar siempre esa etapa tan bonita de mi vida. Mi amigo tambien se hizo otro tatuaje, el mismo día, pero algo diferente para que así los dos, al ser nuestra primera vez de hacernos un tatuaje se nos quedara en el recuerdo de ambos. Fue maravilloso y me encantó