Un pedacito de mí falleció y yo quise llevarla siempre conmigo, más que mi tía era una madre para mí y era mi forma de decirle que estuviese dónde estuviese estariamos juntas siempre.