Una rosa en el antebrazo izquierdo, porque está más cerca del corazón. Los nombres Odilo y Adelia son de mis abuelos, que me criaron como si fuera una hija. Cada vez que lo veo me gusta más, es perfecto