Decidí hacerme una jaula abierta y al otro lado los pájaros volando en los gemelos en símbolo de libertad.
Pasé por una relación muy tormentosa, era la primera vez que me enamoraba y de alguien de mí mismo sexo.
Fue una relación que casi me cuesta la vida.
Cuando tuve el valor de acabarla, empezó mi libertad.
Nadie puede encerrar tu libertad y tú vida en una jaula. Somos libres de volar.