“Donde la vida comienza y el amor nunca termina” es la frase perfecta para definir el amor y cariño hacia mi madre (21), mi padre (3) y mi hermana (17).