En mi familia nadie cree en Dios, y bueno, no soy devota pero, de su mano he vencido el cancer, lo cual fue una etapa súper difícil, pues todos pensaban que solo moriria y ya jaja, me sentía tan sola a veces, por eso la Cruz que siempre me acompaña