Este tatuaje es San Miguel, es la lucha del bien contra el mal, aquel que consigue matar al demonio, como mi hijo Miguel que nada más nacer a las 30 horas lo tuvieron que operar del intestino y a posteriori, otras dos veces a los 3 y 6 meses, tras 3 operaciones, 6 meses con una ostomia y muchas visitas a los médicos y revisiones, el día 12 cumple 4 años y está hecho un toro