Que mejor que llevar una flor en la piel para recordarse siempre que hay que seguir floreciendo y expulsar (como un diente de león) todo lo malo