El alma tripartita de Platón, la parte irascible, concupiscible y el alma racional. Encontrar el debido equilibrio es lo que debemos de buscar.