Me tatué a mi hámster era la cosita más bonita de este mundo, era fantástico, dormía la siesta conmigo y le encantaba morderme todos los pijamas!