Mi padre hizo este dibujo cuando tenía 18 años.
Cuando era pequeña lo ví y me enamoré de él, así que lo pegué en mi pared. Al irme a vivir sola me lo llevé conmigo, pero un papel tan viejo se estropea… Así que me lo tatué.