Mi padre falleció hace tres meses y decidí hacerme la semana siguiente un tatuaje por él.
Es una guitarra porque él me metió en el mundo de la música y adorábamos cantar juntos u tocar la guitarra. Esa es mi pequeña historia entre otros tatuajes.