Cuando viajé a Berlin quise recordarlo siempre, así que como un pasaporte me tatué el sello en un estudio alli.