Corazón contra mente. Es un recordatorio constante de como la razón choca muchas veces con los sentimientos.