Me hice este tatuaje a los 16 años después de superar varios problemas personales, ahora siempre me acompañará ese never give up