Son dos infinitos entrelazados que describen el amor eterno e incondicional a mi madre. Una luchadora y una madre 100. Ella se hizo el mismo en la otra muñeca, así cuando nos demos la mano una vera el tatto de la otra.