Símbolo de protección que me acompaña desde pequeña, indicando poder, fuerza y bendición. Además, tiene un significado muy personal por la primera persona que me regaló una mano de Fátima.