Cuando era pequeña me regalaron un atrapasueños y me contaron la historia de como los indios lo usaban para atrapar los malos espiritus y protegerse. Cuando me hice mayor juré que si lograba salír de una muy mala situacion en mi vida y «atrapar lo malo» me lo tatuaría para que me protegiese siempre.