Es la imagen de un amigo/hermano en un momento muy especial para tod@s l@s que lo rodeábamos y queríamos, y este verano de la noche a la mañana se lo llevó la vida. Gracias a él, mi vida cambió y me dedico a mi pasión que también era la suya, ser entrenador profesional de balonmano, y ahora al tenerlo tatuado, lo siento cerca y conmigo aunque ya no este, es mi forma de rendirle homenaje