Desde muy pequeñita soy dan de la saga de libros y películas de Harry Potter. Tenía muchas ganas de tener algo grabado en mi piel sobre el tema, pero algo que no fuese demasiado evidente. Decidí con mi tatuador de confianza, crear una pieza que me trasmitiese a ese mundo, y que sólo las personas que conocen la saga pudiesen identificar el significado.