En la vida hay que ser feliz y aprender de lo malo para conseguir esa felicidad, por eso quise recordármelo todos los días tatuándome “sé feliz”. Además, si tengo un día malo, lo miro y pienso en todo lo que me hace feliz y me ayuda.