La frase significa ‘de las cenizas’ y las flores representan el hibiscus, que son flores resistentes al calor. En conjunto significa que a pesar de lo que pueda llegar a ‘quemarnos’ una situación, todo pasa.