Siempre me han gustado los distintas formas de ver a las serpientes en las diferentes civilizaciones, como animales oscuros o divinidades. Para mí es un símbolo de renacimiento personal, la serpiente que muda la piel que habita.