Es un murciélago con una media luna y una estrella en el cuello. Cuando era pequeña(5 o 6 años, se me cayó un diente y pedí al ratón Pérez un murciélago, esa misma noche de verano, despejada y con la luna media y estrellas, me cayó un murciélago a mis pies y lo tuve de mascota unos días, dándole de comer trocitos de filete de ternera, luego lo solté porque me daba pena tenerlo encerrado.