Tuve la suerte de crecer con 5 abuelos a mí alrededor. Jamás los tomé por garantizados, y los disfruté todo lo que pude. Hoy vivo lejos y los extraño un montón, pero ellos están conmigo. Cada letra fue escrita por un abuelo/a, mamá y papá también. Gracias a ellos soy la persona que soy hoy y les agradezco cada día. Es un tatuaje para mí, para recordarme de dónde vengo y a dónde voy.