Me lo hice después de superar una grave enfermedad embarazada de 29 semanas. Las flores son dos tipos de Verónicas, representan que renací. El resto es a lo que me aferré para seguir. La frase simboliza a mi padre, falleció después de un cáncer y fue su máxima, jamás se rindió. Las estrellas son mis hijos, sus colores (azul y amarillo) son una alusión a lo que «viví» estando en coma.