El tatuaje simboliza el amor propio.
Me lo hice para recordar siempre a quién pertenezco, es decir, a mí misma.