El primero tatuaje es la palabra mamá con la caligrafía de mi madre. Me lo hice a los 8 años de que hubiese fallecido así que para hacerlo tuve que buscar un viejo cuaderno de recetas que ella tenía desde joven y seleccionar sus letras una a una para que su caligrafía fuese igual.
Cuando se lo enseñé a mis hermanas, sin decirles lo del cuaderno, supieron que era la letra de mi madre.