Mi tatuaje son mis dos amores. Mi niña (arriba) que murió hace 4 años, y mi niño (abajo) que fue el que me ayudó a superarlo y sacarme de la depresión.
Pasé 16 años con ella y me hizo muy feliz, nunca había tenido un gato y ella me hizo descubrir lo maravillosos que son estos animales y la cantidad de amor que pueden dar a pesar de lo que opina la gente de ellos.
Siempre estarán conmigo