Mi primer tatuaje, que me hice con 16 años. Quería que significase la niñez, la inocencia, y al igual que en El Principito como no debemos olvidarlos del niño que llevamos dentro pese a los años que pasen.